martes, 19 de febrero de 2013

FLECHA Y ESCUDERO EN LA UNIVERSIDAD DE MURCIA


El lunes, 18 de febrero, la Facultad de Educación se creció, se engrandeció, se vistió con su mejor traje, el de la difusión de la Innovación Educativa, y teniendo como invitados a dos grandes personalidades, Ramón Flecha y Juan M. Escudero. Son de admirar las personas que forman en las Universidades, pero admiro aún más a quienes comparten su saber, sus experiencias y sus reflexiones con los demás, muestra de generosidad, bien entendida. El aprendizaje dialógico y las comunidades de aprendizaje en las aulas están dando grandes resultados. Paulo Freire pone las bases, ¿qué hacer con la educación para que cambie el mundo?
Realmente hoy, en la segunda década del siglo XXI la Escuela necesita transformación, formamos a personas que conformarán el futuro con similares actuaciones que en el XIX, mientras se transforma la sociedad. Nosotros y nuestro alumnado debemos ser personas transformadoras, participar en la construcción del futuro, mediante la comunicación y el compromiso activo con el entorno  (con el  barrio, la escuela, el entorno...). Preguntar qué escuela quieren, qué estaría dispuesto a hacer, implicar... Sólo dialógicamente se puede mejorar la educación. Ver la experiencia del colegio La Paz de Albacete. http://m.youtube.com/watch?feature=related&v=Wr8e3jMEHKQ
Habla de un centro de Tarrasa en el que la Competencia lectora ha pasado de tenerla del 17% al 85% del alumnado. Esto demuestra que la mejora de la Educación necesita de la implicación y mejora de la sociedad, del entorno, de la familia. No olvidemos el dicho africano de que "para educar a un niño hace falta toda la tibu". La noticia ha saltado a los telediarios: http://youtu.be/1Zv_dQk5amM
Expuso un vídeo que atrajo la atención y el interés de todos lo que estuvimos viéndolo. Ania Ballesteros, de 10 años, explica los grupos interactivos y las tertulias literarias, así como los casos más destacados que han cambiado con esta metodología. http://youtu.be/F-2zOJ6-ni8


No dejes de ver a Ania en el Parlamento Europeo.